jueves, 26 de septiembre de 2013

Bodas, bautizos y demas saraos glutaneros

Llega un momento en la vida, en el que te das cuenta que te haces mayor. Los años locos de juventud con salidas hasta las tantas van dejando paso a cenas en casa con amigos, copas tranquilas y conversaciones transcendentales. Y es que aunque sigues siendo joven ya vas entrando en una edad complicada, en un edad en la que hay algo que no falla…No hay año en el que no tengas MINIMO un bodorrio o dos a los que asistir!!
Y es que ese, si que es un signo inequívoco del paso de los años. Poco a poco todos tus amigos se van ennoviando y poco a poco van llegando a tu casa esos sobres grandes, color blanco roto o champagne (colores que solo ves en ellos y en los vestidos de novia posteriores al sobre…), en el que aparecen tu nombre y el de tu pareja en negrita y que en cuanto los ves ya sabes lo que son.
No hay duda! Una nueva boda se vislumbra en el horizonte!!

Bodas que la mayoría de las veces son una misión imposible para las personas celiacas, y ya no os digo nada si a ser celiaca sumas la intolerancia a la lactosa…Si algún día veis en mi Facebook un comentario que dice que recéis por mi todo lo que sepáis (seáis de la religión que seáis), que no os quepa ninguna duda….Al día siguiente me voy de boda!!!
Boda singlu y sinlact
La verdad que no he ido a muchas bodas desde que estoy diagnosticada (pero me da que en los años venideros me voy a comer unas cuantas!), por lo tanto muchas de las experiencias que relato en este post no son mías, las he cogido prestadas de conversaciones mantenidas con otras personas pertenecientes al club. Que conste en acta que no pretendo que nadie se de por aludido, ya digo que es un compendio de experiencias de gente diferente y que esta escrito en clave de humor (o eso es lo que pretendo al escribirlo…).
Quien mas o quien menos ha tenido la experiencia de ir de boda o de bautizo o de comunión glutanera. Y quien mas o quien menos ha sufrido en sus carnes el reto de comer o cenar en alguno de estos saraos.
Lo malo es que en este tipo de eventos ya no sirve eso de comerte algo antes de salir de casa (confieso que yo lo hago a veces antes de ir a alguna cena o comida de la que no me puedo escaquear), sobre todo en las bodas. Porque normalmente los bautizos o comuniones son mas Light y suelen consistir en una comida mas o menos larga, a la que vas sabiendo que como mucho a las 8 estas en casa y allí te espera una cena sin rastro de gluten por ninguna parte.
Pero las bodas son palabras mayores, o bien son por la mañana con el aperitivo y  la comida que se extiende hasta el infinito y mas allá o son por la tarde con coctel y cena y recena y sabes que ya no vuelves a casa hasta el desayuno del día siguiente!!
Y encima las chicas solemos llevar un bolso minúsculo (eso si, bonito a mas no poder) en el que no podemos meter ni pan, ni galletas ni nada de nada..unos kleenex por si tenemos algún “percance” y punto y final.
Últimamente están muy de moda las bodas de tarde, de echo las ultimas que yo he tenido han sido siempre así. Que si, que molan porque puedes comer al medio día y así ya vas un poco mas llena que en las otras pero la verdad que yo a las 7 de la tarde ya tengo un hambre canina!!
Y no falla, justo esa fatídica hora en la que el estomago esta rugiendo mas que el padre de Simba, coincide con la hora del coctel… Ese momento tan glamouroso en el que empiezas a establecer relaciones con el resto de invitados, en el que los camareros no paran de sacar esos maravilloso canapés con nombres raros pero sabores magníficos!! Bueno lo del sabor lo digo de oídas, porque el 90% de las veces, los miembros del club nos quedamos con las ganas de catar alguno de los aperitivos que van sacando de cocina. Todos son mas glutaneros que un horno de panadería.
Aunque el mejor momento es cuando ves a lo lejos a un señor portando un cuchillo largo (que no es el protagonista de ninguna peli de terror) con un jamón delante!! Ese es el momento en el que todo va a cámara lenta mientras tu estomago te va guiando hasta el y te quedas allí delante clavada en el césped (probablemente sea por los taconazos de aguja que te quedaban tan monos en la tienda pero que ahora están medio metro por debajo de la tierra…), y ya aprovechando que estas clavada literalmente, te quedas allí todo el rato explicándole que eres celiaca y además intolerante a la lactosa y que solo puedes comer jamón y el señor te mira y te remira y tu pones un puchero y ese es el momento del nacimiento de una gran amistad!! Y te jartas a jamón!!
Y comes como si no hubiera un mañana porque sabes que luego el señor se va a ir y la amistad se va a terminar cuando cruces la puerta del salón-comedor o cuando se termine el jamón, una de dos…
Todas la bodas tendrían que tener un cortador de jamón, porque en las que no hay señor del que hacerse amigo, normalmente hay jamón si, pero por alguna extraña razón siempre le ponen por encima piquitos de pan…porque? Porque, porrrqueeeee??? Por favor, si estáis leyendo esto y os vais a casar pronto recordar decir en el restaurante que prescindan de los piquitos o que por lo menos los pongan a parte!.
Y ya con el estomago lleno de jamón (si habéis tenido suerte) toca pasar a cenar. Te sientas en la mesa y empieza el sou. Si te sientas con amigos no pasa nada, porque se supone que todos conocen ya lo de la celiaquia y la intolerancia a la lactosa, pero si estas en una mesa en la que no conoces a casi nadie ya puedes prepararte para sacar rotuladores, pizarra, tizas…y empezar a impartir una clase rápida sobre intolerancias. Y es que tienes que empezar a justificar que no estas a régimen, ni tienes ningún trastorno de alimentación ni nada parecido. Menos mal que rápidamente llega el camarero y te identificas como la celiaca de turno y te comenta que si, que tienes un menú aparte y diferente del resto. Y tan diferente… vamos, que te pasas toda la cena mirando con envidia los platos elaboradísimos de los demás mientras ellos te miran con cara de pena pero sin dejar de masticar, eso si. Y tu te sientes como el protagonista de “Solo ante el peligro”, pensando en que pasara mañana y comiendo el pescado sin salsa, la carne sin salsa…sin entrante y con un sorbete delante de ti del que no te fías ni un pelo, se lo comentas al camarero y te dice que si, que lo puedes comer pero tu te sigues sin fiar y le pides por favor que se asegure en la cocina y vuelve a los 5 min, pálido, diciendo que no, que al final eso tampoco es apto…que menos mal que tu sentido arácnido te había puesto sobre alerta y no lo habías tocado, que si no…
Pero lo peor esta por llegar…se apagan las luces, suena una canción, aparecen las bengalas y llega la tarta. El postre, eso si que es lo peor! Porque vamos a ver…una manzana de postre en una boda?? Una naranja?? Una….piiiiii. Yo cuando me ofrecen una manzana como postre no dejo de flipar, me parece lo peor sinceramente. Para eso prefiero que no me ofrezcan nada.  
En ese momento aparecen los novios por la mesa preguntando que tal todo, y que haces? Sonríes y mientes vilmente y dices que si, que todo perfecto. Que vas a hacer?

Pero hay veces en que vas de boda y te sorprendes, te encuentras en una de esas bodas a las que te apetecería volver y volver y volver…Una boda en la que no te sientes un bicho raro y sobre todo en la que no te quedas con hambre. Eso es lo que me paso en la ultima boda que tuvimos. Los que me tenéis en el Factbook del blog ya lo sabéis, hace unas semanas tuvimos boda en Oviedo de unos buenos amigos. Se celebro en el Restaurante Lobato y la verdad que se preocuparon por mi un montón. En el coctel me quede clavada (otra vez) en el césped (no aprendo y me sigo comprando zapatos monísimos pero incomodísimos), pero no me hizo falta hacerlo delante del cortador de jamón. El jefe de camareros me tenia fichada y me iba pasando platos de jamón directamente del cortador a mis manos. Al cuarto le dije que ya no mas por favor, porque aunque el jamón estaba buenísimo ya estaba saturada! Aunque lo mejor fue la cena. Es verdad que en la mesa no conocíamos a mucha gente pero los que estaban eran muy majos y estaban bastante puestos en comida sana, sabían lo que era el gluten y me gusto mucho la conversación que verso sobre esos temas. MI camarero (jejeje) me dijo que mi menú era el mismo que el del resto menos el postre que era diferente. En ese momento no me lo podía creer, mire a mi novio y me entro un miedito por el cuerpo…total que le preguntamos 3000 veces que si estaba seguro, y las 3000 me dijo que si. Hubo alguna cosa que me hicieron aparte pero el resultado era el mismo, por poner un ejemplo la crema de bogavante estaba hecha con arroz, sin harinas, ni espesantes ni natas! Que gustazo…y mi milhojas de patata me lo hicieron aparte para evitar contaminaciones. De postre me pusieron un sorbete de fresa y moët & Chandon que estaba de lujo y como después los novios pusieron durante el baile un montón de cubos de colores con gominolas, chocolatinas y demás chuches glutaneras, a mi me dieron un mini cubo relleno de chuches singlu y sinlact.
Como veis, todo un detalle que es de agradecer. Y como veis también, se puede organizar una boda y que todo el mundo coma prácticamente lo mismo aunque sea intolerante a unas cosas o a otras!
Boda singlu y sinlact
Y sobre todo…tenéis que saber que hay vida mas allá de la manzana de postre.
 Imposible is nothing 


Facebook de Momentossingluten: http://m.facebook.com/momentossingluten

20 comentarios:

  1. Gracias por describir tan bien un sentimiento común. :)
    Gracias a todos aquellos que con cariño, y mucho esfuerzo, piensan en los alérgicos e intolerantes.
    Continuaremos con nuestra mochilita para "urgencias y por si acaso", pero pronto no hará falta (optimismo a tope!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que si! Tenemos que ser optimistas! Ya ves que hay sitios geniales a los que te puedes ir de boda tan contenta!
      Poco a poco se están poniendo las pilas....y es que cada vez somos mas!
      Bs

      Eliminar
  2. Buenísima la narración y los símiles. Escrito con buen sentido del humor. Qué suerte que tuviste en ésa boda... ¿Tanto costaría hacer un menú sin gluten para todos? Es lo más sano, y no tiene que ser más caro. Al final, me he emocionado cuando has contado lo del menú igual para todos y lo de las gominolas... Esos amigos sí te tienen en cuenta. No los pierdas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Has visto que bien me lo pase en esa boda? El único problema es que han dejado el listón muy alto....jijiji
      Yo personalmente creo q no cuesta tanto hacerlo igual para todos, y si no adaptar los platos al mundo singlu pero siendo iguales que el resto.
      La verdad q mis amigos tuvieron un detallado con lo de las gomis! Son mas majos...jeje

      Eliminar
  3. oh! estoy apunto de empezar con esas rutinas ( puede alargarse unos años.. pero me da a mi que esto se acerca..) asi que si no te moltesta compartire tu blog en mi facebook, para si alguno se da por aludido, y empiezan a pensar un poco en la gente que.. si tanto quieren, pero tanto se olvidan en momentos importantes. :)

    debo confesar que temo esos momentos, me encantan las bodas, aun no he ido a ninguna desde que soy celiaca y.. se me quitan las ganas solo de pensar si pensaran en mi o no.. Menos mal que glutanero siempre esta ahí para ayudarme en momentos críticos. No se que haría sin él. y sin gente como vosotros que nos ayudais con tonos de humor las de caín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea!
      yo estoy de lleno en el mundo bodas! Pero como comento en el post todavía me quedan unos años en el! Jejeje
      Puedes compartir lo q quieras! A ver si alguien copia ideas jijiji
      A ver como sale la próxima...ya os contare!
      Bs

      Eliminar
  4. Jajaja que identificada me siento. Cada año vivo lo mismo en cada boda que voy, pero como bien dices hay novios que se preocupan y te preparan hasta tu cono de gominas as. Que gusto! Y que gusto encontrar profesionales dispuestos hacerlo posible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola celiaquitos!
      La verdad que cuando te toca una boda así es un gustazo! El problema viene cuando pasa todo lo contrsrio...yo siempre acabo de mala leche y con un hambre...jeje
      A ver si hay mas de las buenas que de las malas!
      Bs

      Eliminar
  5. Por cierto el vestido que llevabas espectacular

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!
      Lo del vestido fue amor a primera vista jejeje

      Eliminar
  6. Yo creo que con un poquito de esfuerzo y buen hacer se puede!
    Mi experiencia en la mayoría de las bodas "después de", ha sido bastante positiva. De hecho los comentarios de los compañeros de mesa eran: yo voy a decir que soy celiaco, que menudos platos te sacan!!! Y os puedo asegurarque es cierto, porque mi marido, que es el celiaco, come como una lima, y no se va con hambre!
    Tambien hemos tenido alguna mala experiencia, pero las menos. Para nosotros está siendo más difícil salir a comer o cenar por libre.

    Ojalá se normalice todo esto algún día.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rebeca!
      Pues que suerte habéis tenido! A mi lo que me gustaría seria comer lo mismo q los demás, aunque me tengan q adaptar mis platos q sean iguales o parecidos, no que me pongan el pescado sin nada y la carne sin nada...y lo de la manzana d postre...q me saca de quicio! Supongo que tb depende del restaurante y de la provincia donde sea la boda. No se celebran igual las bodas en unos sitios que en otros. En Asturias por ejemplo somos muy exagerados con la comida! Pero en otras partes es diferente!
      Bsss

      Eliminar
  7. Las cosas van mejorando y se va notando!!!
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Lourdes! A ver si poco a poco vamos teniendo mas experiencias positivas q negativas!
      Besis

      Eliminar
  8. Felicidades por una narración estupenda. Me ha encantado la entrada.
    Sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sol!
      Ya estoy dándole vueltas a la siguiente jijiji ;-)
      Bs

      Eliminar
  9. Genial descripción Patri! Me he sentido plenamente identificada. Ojalá que en unos años las cosas cambien y podamos disfrutar de estos eventos sin necesidad de preocuparnos tanto. Un saludo! Y ánimos a todos los que día a día vamos impartiendo clases de celiaquía y otras intolerancias por restaurantes, bares, hoteles, amistades, familiares,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel!
      Muchas gracias por leerme! Yo creo que podríamos dedicarnos a eso jejeje, a dar clases de concienciación de la EC , es como si hubiéramos hecho un máster y además en primera persona! ;-)
      Bss

      Eliminar
  10. Es maravillosa la descripcion,totalmente identificada en todo,conforme iba leyendo iba diciend "esto me a pasado,esto tambien,esto...tambien,es decir,todo". Enhorabuena por el post,un saludo singlu :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MaryRoci!!!
      me alegra que te haya gustado!! la verdad que la mayoría de los intolerantes o sensibles al gluten hemos pasado por las mismas situaciones jejeje, es parte del aprendizaje jijiji
      bss

      Eliminar